La tarde en que volvimos a ser un vecindario

El huracán fue –como la quiebra criolla- una sorpresa anunciada. Todos sabíamos que ambas catástrofes se avecinaban; nadie creyó que llegaran a ser tan devastadoras, que pudieran cambiar totalmente la cómoda vida que llevábamos muchos puertorriqueños.María llegó, atacó y nos venció. Después partió, dejándonos con la impresión del ulular atronador de sus vientos durante una [...]